Elongar previene lesiones y nos relaja muscularmente. Acá tenés algunas pautas de como hacerlo correctamente, y para tener en cuenta que es una de las partes más importantes del entrenamiento.

En el mundo del running ,y del fitness en general, las elongaciones han demostrado que son la forma más eficaz de evitar que nos lesionemos y una de las claves para que progresemos en nuestra actividad deportiva. Sin embargo, hay muchos corredores que no le prestan la atención necesaria a este obligado trámite posterior al entrenamiento al que, incluso, muchas personas ignoran.

La elongación o estiramiento es una necesidad básica de nuestro cuerpo que ha de adaptarse a nuestras condiciones físicas de flexibilidad. Ayudan a relajar el cuerpo tras el ejercicio y nos benefician en múltiples aspectos: Aumenta flexibilidad de músculos, tendones, fascias, ligamentos, etc., reduce la tensión de los músculos, mejora el flujo sanguíneo muscular, proporciona autoconciencia corporal para potenciación específica, incrementa la recuperación tras el ejercicio, mejora la coordinación del sistema nervioso neuromuscular, etc.

Acá te dejamos 9 tips indispensables a la hora de elongar:

  1. Nunca debe doler, sólo se debe percibir el estiramiento.
  2. Hay que empezar muy despacio y no sobrepasar los límites fisiológicos.
  3. Se debe respirar de forma tranquila y profunda para favorecer la relajación.
  4. No debe suponer un esfuerzo físico: es fundamental controlar su intensidad.
  5. No se debe rebotar nunca.
  6. Cada cuerpo es único. No se puede comparar con otras personas.
  7. Se debe trabajar siempre grupo agonistas y antagonistas.
  8. Hay que dedicar más tiempo a las zonas más rígidas.
  9. Intenta no elongar con frío intenso para ayudar a la relajación.