Una sesión de yoga y otra de pesas pueden complementarse si de lo que se trata es de lograr un cuerpo sano, tonificado y esculpido. El yoga y el trabajo de musculación lejos están de ser actividades incompatibles. Descubrí cómo combinar el yoga con la musculación para alcanzar un desarrollo integral que te aporte máximos beneficios.

¿Es bueno hacer pesas y yoga?

Trabajar el equilibrio, la potencia, la resistencia, la armonía mental y física son objetivos que comparten una sesión de yoga y un entrenamiento de fuerza. Muchos son los planes de entrenamiento cruzado que combinan el yoga con, a priori, disciplinas que no tienen mucho que ver con él. Yoga y musculación forman un tándem perfecto y si sabes cómo combinar dos deportes notarás que esta particular y, en principio, sorprendente “mezcla” funciona y da excelentes resultados por varios motivos:
  • Las pesas contribuyen a intensificar el trabajo muscular. Las posturas y movimientos del yoga (asanas), no les restan un ápice de efectividad, sino que ayudan a tonificar aún más esos músculos trabajados en el gym y también aquellos que no han intervenido en los ejercicios incluidos en una determinada rutina de fuerza. Por eso, la musculación se considera una de las actividades ideales para complementar tu rutina de yoga cada semana.
  • En yoga, el equilibrio es básico. En cualquier sesión, lograr una postura correcta de la columna, de la zona lumbar y del abdomen es una premisa fundamental. En fondo, controlar las posturas, implica fortalecer el área del core.
  • Entre los beneficios que supone combinar el yoga y los entrenamientos de fuerza no hay que olvidar la flexibilidad que aporta al cuerpo la práctica de la disciplina oriental. Estirar esos músculos trabajados con pesas, tal vez doloridos o agarrotados, es algo posible con los movimientos del yoga. Los estiramientos siempre favorecen una mejor recuperación y ayudan a prevenir posibles lesiones.
  •  El yoga mejora la concentración y ayuda a enfrentarse a cualquier reto que implique una importante exigencia física con más tranquilidad, mejor autoestima y con una actitud siempre positiva. A nivel mental, el yoga puede ser también el mejor complemento para cualquier deportista, incluidos aquellos que centran su esfuerzo en ganar masa y tono muscular.

Cómo combinar el yoga con la musculación

Hay que tener en cuenta que existen distintos tipos de yoga, con movimientos más o menos aeróbicos. Si hacés yoga y musculación, lo ideal sería optar por alguna de las modalidades de yoga que no requieren una gran exigencia física para no sobrecargar tus músculos en exceso. Por supuesto, depende del nivel de entrenamiento de cada deportista y del tiempo que necesites para empezar a hacer pesas o asistir a tu primera clase de yoga; pero, hay que recordar el necesario descanso que requiere la musculatura.
Podés combinar yoga y musculación como prefieras realizando ambas actividades el mismo día o en jornadas alternas. En el primer caso, es importante hacer yoga después de entrenar duro tus músculos (no antes). Es lógico. La sesión de yoga, con sus movimientos pausados y su respiración profunda, te ayudará a relajarte y también a estirar la musculatura favoreciendo su recuperación.
En cualquier caso, recordá que realizar actividades diferentes siempre mejora el nivel de entrenamiento en su conjunto y la forma física general. La práctica simultánea de distintos deportes o disciplinas incrementa la motivación evitando caer en la rutina. Si te decides a combinar yoga y pesas, no solo mejorarás el tono muscular sino que además eliminarás más grasa corporal y ganarás en flexibilidad, agilidad y equilibrio.